UGP | Agricultores de San Pedro logran mejores ingresos con la diversificación de sus cultivos
17739
post-template-default,single,single-post,postid-17739,single-format-standard,wp-embed-responsive,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,overlapping_content,transparent_content,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

Agricultores de San Pedro logran mejores ingresos con la diversificación de sus cultivos

Gracias a la diversificación en la producción de cultivos y de sus granjas, la comunidad de productores del distrito de Lima, San Pedro, obtiene buenos rendimientos para la venta y el autoconsumo.  “Cada domingo tenemos avati moroti (maíz blanco), manteca, lechón, ryguasu rupi´a (huevo) que preparamos...

Agricultores de San Pedro logran mejores ingresos con la diversificación de sus cultivos

Gracias a la diversificación en la producción de cultivos y de sus granjas, la comunidad de productores del distrito de Lima, San Pedro, obtiene buenos rendimientos para la venta y el autoconsumo. 

“Cada domingo tenemos avati moroti (maíz blanco), manteca, lechón, ryguasu rupi´a (huevo) que preparamos directamente para nuestro autosustento. Además, nuestra producción, ya diversificada, se convierte en productos de la cadena de valor para llegar a la mesa familiar de distintos rubros”, contó Alejandro Colmán, productor del distrito de Lima y cooperador del Programa de Agricultura Sustentable con biotecnología del Instituto de Biotecnología Agrícola (INBIO).

Recordó que en este distrito empezaron con mandioca, luego ampliaron los productos con soja, maíz, chía, entre otros. Además, trabajan el mejoramiento de los suelos con cultivos de abono verde, tales como kumanda yvyra´i (variedad de poroto), leguminosa de gran aporte de nitrógeno al suelo que también se utiliza para la alimentación humana y de animales; nabo (hortaliza), mucuna, avena, y otros más. 

“Plantamos al lado de los cultivos de soja, maíz, mandioca y chía estas variedades de abono verde que mejoran nuestros suelos y el rendimiento de estos productos. Hace poco me llegó el análisis de que el suelo en mi chacra ahora está libre de aluminio, y si el tiempo ayuda llega a los 4.000 a 5.000 kilos de rendimiento”, contó Colmán. 

Otro caso de éxito se aplica en los cultivos de mandioca, donde plantaron mucuna y manteca en sus alrededores y desde entonces las raíces pesan entre uno y dos kilos, y son de muy buena calidad. Esto gracias a que las hojas producen material orgánico que nutren estas raíces. 

Acompañamiento técnico

Colmán destacó el asesoramiento técnico de los profesionales del INBIO que acompañaron este proceso de diversificación. “Gracias a su apoyo encontramos la felicidad en nuestra chacra”, indicó y resaltó que el proyecto le permitió fortalecer sus conocimientos.  “No teníamos experiencia trabajando con varios cultivos, pero cuando trabajamos bien, siempre  logramos resultados. Hoy tenemos producción para la venta y para autoconsumo”, agregó Cólman. 

Por último, recordó que el campo  posee gran fortaleza, que los productores no deben desanimarse cuando el clima no colabora con la producción, ya que se puede recuperar la zafra siguiente, e instó a no tener miedo a la producción diversificada.  

Fuente: INBIO



Recibí las noticias del sector