UGP impulsa crecimiento de la agricultura familiar campesina.

Cooperar con las familias campesinas para que mejoren sus técnicas productivas y obtengan mejores rendimientos e ingresos, es el objetivo principal del Proyecto de Integración Productiva (PIP) en San Pedro, impulsado por el área de Responsabilidad Social de la Unión de Gremios de la Producción.

“Este proyecto se inició ya hace varios años y se desarrolla en varias comunidades del departamento de San Pedro. Consiste en brindarle una asistencia integral al pequeño productor que le permita mejorar su producción y por ende su calidad de vida”, señaló Manuel Velázquez, asesor de responsabilidad social del gremio.

A su vez refirió que el principal rubro con el que trabaja este proyecto es el maíz pero que, de igual forma, se realizan acompañamientos técnicos para otros rubros. La iniciativa involucra a 95 pequeños productores de las comunidades de Sanguina Kué, Gral. Resquín, Vy’a Renda, y Liberación.

“Los encargados de asistir técnicamente a los agricultores son los ingenieros Eduardo Aponte y el Ing. Jesús Torres. Se ha entregado un kit a los productores que incluye semillas certificadas de maíz, y los insumos necesarios como pesticidas herbicidas y demás. Además de proveerles los materiales necesarios, se los capacita para que puedan aplicar técnicas sustentables de cultivo y así puedan incrementar su productividad”, explicó el profesional.

Asistencia integral

Velázquez indicó que el acompañamiento no solamente consiste en incorporar prácticas sustentables para mejorar la productividad, sino que también pretende ayudar a los agricultores a comercializar sus productos.

“Hay familias que utilizan parte de su producción para consumo propio, para alimentar a sus animales y por supuesto, para comercializarla. Nuestro trabajo es asistirlos en los canales de comercialización para que puedan obtener precios justos”, manifestó.

Además del Proyecto de Integración Productiva realizado en San Pedro, existen otros proyectos con la comunidad indígena de Puerto Barra, en Alto Paraná. “Trabajamos también con la comunidad Aché de Puerto Barra, asistiéndolos técnicamente en sus cultivos y realizando diversos talleres de capacitación”, resumió el asesor de la UGP

Acerca de Responsabilidad Social de la UGP

Manuel Velázquez explicó que es importante para la organización contar con un programa de responsabilidad social que busque subsanar, de forma organizada, los problemas socioeconómicos en el sector. “La UGP siempre ha tenido un compromiso muy grande con todo el sector productivo y, en ese marco, es importante que la agricultura familiar campesina y las comunidades indígenas reciban apoyo y que, en la medida en que los pequeños productores progresen, también progresa el país”, finalizó.

Porque se necesita asistencia

Según el censo del 2008, en Paraguay existen 264.000 productores de menos de 50 hectáreas. El 62% no tiene títulos de propiedad. El 87% de esos pequeños productores no recibe asistencia técnica, el 85% no terminó la Educación Escolar Básica y el 84% no accede a un crédito formal. El pequeño productor NO tiene título de su tierra, NO recibe asistencia técnica, NO accede al crédito y NO termino la Educación Escolar Básica.