Pequeños productores se organizan contra la violencia en el campo

Más de 300 pequeños agricultores organizados se reunieron el pasado viernes para
manifestar su preocupación al senador Fidel Zavala, acerca del inmenso peligro al que se
exponen todos los días por la inseguridad que se vive en el campo. Además de debatir sobre
la problemática, se mostraron solidarios con la familia Fariña, luego de que esta haya sido
violentada el pasado lunes por un grupo de campesinos que se oponen al cultivo de soja. El
encuentro se realizó en el polideportivo municipal de Vaquería, Caaguazú.
“En Caaguazú somos 4.400 pequeños productores de menos de 20 hectáreas que se dedican
a la soja, es nuestro rubro principal de renta porque con otros ya no se gana como antes. No
pueden impedirnos plantar soja y otros granos de exportación, porque tenemos derecho a
progresar también. Hay políticos que solo quieren crear conflicto y dividir a la gente
haciéndoles creer que hacemos algo malo; lo único que logran es frenar el progreso y
mantener al pequeño agricultor siempre en la pobreza y la ignorancia” expresó con firmeza
Cristi Zorrilla, presidente de la Coordinadora Agrícola del Paraguay (CAP), Caaguazú.
Durante el acto, quince pequeños agricultores de la zona San Vicente, Cruce Liberación, a
través de la firma Seagri, entregaron USD 750 que reunieron para colaborar con la familia
Fariña, cuya sembradora fue quemada el pasado lunes. Un agricultor de Itapúa donó una
sembradora usada que gracias a la colaboración de otros, fue reacondicionada y entregada
a los afectados.
Al respecto, Richard Fariña, el menor que fue agredido mientras trabajaba en su chacra,
comentó que además de rociarlo con nafta, los asaltantes le robaron sus pertenencias,
como dinero y celulares. “Sentí mucho miedo, porque nos invadieron con mucha violencia,
derramaron gasoil por nuestra sembradora y le prendieron fuego” manifestó asustado.
Por otro lado, Héctor Cristaldo, presidente de la Unión de Gremios de la Producción (UGP)
manifestó que muchas personas son deshonestas con respecto a defender la integridad de
los campesinos. “Esos que dicen que defienden la vida mienten; un mita rusu fue rociado
con nafta y casi se quema. De qué defensa a la vida hablan, si hacen algo como eso”,
expresó.
Por su parte, Pantaleón Brítez, productor de la zona, indicó que existe unidad entre los
agricultores paraguayos y colonos brasileros. “Los mal llamados ‘brasiguayos’ son los que
verdaderamente nos ayudan a crecer. La gente de la capital sigue creyendo que son
nuestros enemigos, pero en realidad son nuestros hermanos.”
La reunión permitió consolidar la unión entre pequeños agricultores de distintos
departamentos como Caaguazú, San Pedro, Itapúa y Alto Paraná. “Si un productor tiene un
problema, todos los agricultores somos parte de ese problema y nos unimos para
resolverlo” finalizó Brítez.