No hay políticas públicas que estimulen la conservación de los bosques

La afirmación del Ing. Héctor Cristaldo, al diario Última Hora el pasado martes, “Tener bosques es casi una maldición”, se refiere a la realidad de muchos propietarios de fincas que, sin el apoyo del Estado, deben enfrentar los problemas que acarrea la tenencia de áreas boscosas.

Cristaldo manifestó que, “Los bosques son como imanes para los invasores, los rollotraficantes y los que cultivan marihuana. Cuando se tiene un problema de invasión, por ejemplo, el accionar de la justicia es lamentable”.

También alegó que el propietario queda aislado y sin asistencia alguna ante estos casos: “Todo el mundo discursea sobre que hay que proteger los bosques, pero a la hora de la verdad, el dueño del inmueble se ve sólo, abandonado y hostigado, porque no hay ningún incentivo, y no se habla de plata, sino de un constante acompañamiento para encarar los problemas ya mencionados.

Pretensiones de catastro

Todo este debate se desencadena a raíz de una propuesta del Servicio Nacional de Catastro, de eliminar para el próximo año las exenciones impositivas a las fincas rurales con áreas boscosas naturales.

“No es que no se quiera pagar impuestos, pero las áreas boscosas que no pueden ser productivas, deberían estar exoneradas de impuesto, para que así el propietario pueda ocuparse mejor de estas. La verdad es que no existen políticas públicas que realmente estimulen la conservación de los bosques. El propietario de una finca de 100 hectáreas que conserve 25 de bosque, no debería tributar por esas 25 lo mismo que abona por las 75 que dedica a la producción,” sostuvo el Ingeniero Cristaldo.

El drama del propietario

La afirmación de Cristaldo sobre la situación de los bosques generó una serie de comentarios en los medios de comunicación. Entre ellos Guido Rodríguez Alcalá, en el diario Última Hora, manifestó que:

“El drama del propietario, no solo del gran propietario, ha sido el siguiente: si él no deforesta, le deforestan los ladrones de madera. Parar a esos ladrones, por otra parte, puede exigir poner una guardia armada, que tampoco es una garantía, porque los delincuentes están muy bien organizados y armados. Uno de los delincuentes, un diputado, fue filmado cuando atropellaba a una fiscala que trataba de parar la depredación, y siguió siendo diputado. ¿Para qué están los fueros parlamentarios?”.

“Tampoco se deben empeorar las cosas dando luz verde a la deforestación, por un lado, y penalizando con mayores impuestos a quienes tienen cierta conciencia ecologista”, expresó Rodríguez Alcalá”, agregando que “hasta la Unión de Gremios de la Producción (UGP), que no es precisamente líder en ecología, lamenta las últimas decisiones del Gobierno. En esto concuerda la UGP con las organizaciones ecologistas locales, con monseñor Lucio Alfert, obispo del Vicariato  Apostólico del Pilcomayo, y con las entidades internacionales que deploran la deforestación salvaje del Chaco paraguayo.”

Mons. Medina en Caacupé

Por su parte el ex obispo de Misiones, Mons. Mario Medina, también se refirió a la deforestación y expresó:

“¿Se preguntan por qué es una maldición? “Porque –dijo– no nos dejan en paz los madereros, los que cultivan marihuana, No nos dan paz, ni tranquilidad”.