Invasores de la estancia Pindó deforestaron casi 1200 hectáreas

La estancia Pindó, Canindeyú, que ha sido ocupada por invasores de la Organización de Lucha por la Tierra (OLT) desde el año 2015-, se encuentra deforestada casi en su totalidad y no hay organismo ni justicia que actúe ante este gran perjuicio ambiental.
Imágenes recientes capturadas por técnicos de la Unión de Gremios de la Producción (UGP) revelan el desmonte progresivo durante estos tres años posteriores a la invasión; de 143 hectáreas en el 2015 subió a 1.172 hectáreas en el 2018.
El estudio muestra cómo en el año 2008, antes de la invasión, el total de superficie con bosques nativos era de 3.657 hectáreas; hoy es de apenas 2.494 hectáreas.
Antecedentes

Unos 200 campesinos armados con machetes y rifles asaltaron la estancia Pindó ubicada en la colonia Naranjito, del departamento de Canindeyú, el 28 de marzo de 2015.
Días después de la ocupación, el gerente general de la hacienda, Dr. Wilton Soroka,
emitió un comunicado a los medios en el que señaló que el principal objetivo de los asaltantes era apoderarse de la madera existente en el bosque de 5.000 hectáreas.
Igualmente manifestó que la finca “es la única reserva forestal de la zona” y que en ella “existen árboles centenarios que ya pertenecen al patrimonio de la humanidad”. Agregó, además, que los están talando día y noche en pequeños asentamientos improvisados ubicados en la espesura del bosque, y sin algún tipo de control.
¿Dónde se aplica la Ley de Deforestación Cero?

A pesar de que en el 2004 varias organizaciones ambientales impulsaron la Ley de Deforestación Cero, actualmente sigue impune este delito ambiental y hasta hoy día los invasores se mantienen en el lugar.
El Decreto Nº 2598/14 reglamenta el Art. 5º de la Ley de Deforestación Cero, y ajusta las sanciones por infracción ambiental a un valor de 20.000 jornales mínimos para actividades diversas no especificadas.