A un año de la movilización contra el impuesto a la soja

El pasado jueves se cumplió un año de la lucha por defender el trabajo del campo. Unos 10.000 productores se reunieron en Naranjito, San Rafael del Paraná, Itapúa, manifestando su rechazo contra el proyecto de ley del impuesto a la exportación de soja en estado natural propuesto en el congreso.
Hubo una gran movilización a nivel nacional con tractores y camiones que salieron a las rutas a reclamar justicia para el sector productivo.
El impuesto proyectado y el daño al productor
El impuesto propuesto era del 15% calculado sobre el valor de exportación de la soja en estado natural. Además, se disponía que no se devuelva el IVA, que está gravado con el 5% sobre el precio de comercialización. Es decir, el impacto total era del 20%.
03 Concentración en Naranjito A un año de la movilización por el impuesto a la soja
El impacto económico para el productor de este impuesto y de los demás ya vigentes, sobre su rentabilidad sería aproximadamente de 60% sobre sus ingresos brutos cuando los precios y sus rendimientos son extraordinariamente buenos, de 85% cuando son los normales. Cualquier disminución de la producción o baja del precio lo volvería confiscatorio, pues el productor tendría un ínfimo margen de ganancia, que sería totalmente absorbido por los impuestos, y con mayor razón cuando tuviese pérdidas. La confiscación está prohibida por la Constitución. Un sano y perdurable sistema impositivo debe basarse en la capacidad contributiva real de los agricultores y no en la presunción irreal de altas ganancias constantes.
En conclusión, este proyecto de ley ponía en riesgo el futuro la economía nacional, no solamente de los agricultores, sino de incontables sectores comerciales vinculados a la producción, transporte y su financiamiento.