UGP | Escuelas agrícolas evolucionan ante los nuevos desafíos del sector
17108
post-template-default,single,single-post,postid-17108,single-format-standard,wp-embed-responsive,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,overlapping_content,transparent_content,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

Escuelas agrícolas evolucionan ante los nuevos desafíos del sector

El Instituto de Biotecnología Agrícola (INBIO) impulsa el Proyecto de Fortalecimiento a las Escuela Agrícolas junto con la Dirección de Educación Agraria (DEA) del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), con el apoyo de la empresa Corteva Agriscience. Actualmente son cuatro las escuelas agrícolas que están dentro de este...

Escuelas agrícolas evolucionan ante los nuevos desafíos del sector

El Instituto de Biotecnología Agrícola (INBIO) impulsa el Proyecto de Fortalecimiento a las Escuela Agrícolas junto con la Dirección de Educación Agraria (DEA) del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), con el apoyo de la empresa Corteva Agriscience. Actualmente son cuatro las escuelas agrícolas que están dentro de este programa: Villarrica, Caazapá, Minga Guazú y Concepción.

El proyecto está dirigido a estudiantes y profesores, principalmente; sin embargo, también se enfoca en la educación de toda la comunidad.

El Ing. Usvaldo Viveros, docente en una escuela agrícola de Caazapá, destaca la importancia de este proyecto para él y sus alumnos. “Si bien la malla curricular se actualizó hace dos o tres años, hay muchas cosas que no podemos aplicar aún, ya sea por falta de capacitación o práctica. Sin embargo, ahora tenemos otras informaciones que INBIO nos trasmite y estamos adquiriendo nuevos conocimientos. Nos interesa saber de las variedades, sobre las parcelas refugio, conceptos que estamos aprendiendo y poniendo en práctica. Este año, por la pandemia, los alumnos no están participando, pero igual nosotros estamos llevando adelante el proyecto”.

Un aspecto importante que destacar es que el suelo ahora está mejorando gracias a los abonos verdes que se plantan y a todas las prácticas sostenibles.

Escuela Agrícola de Villarrica

Por su parte, el Lic. Benjamín Rodas, docente técnico de la Escuela Agrícola de Villarrica, reconoció el importante aporte que realiza a su institución este proyecto. “Hoy estamos actualizándonos, dejando la agricultura tradicional porque la necesidad en sí lo requiere, un cambio de actitud, de metodología, otro sistema de trabajo. Algunos trabajos se realizan todavía de manera convencional, pero ahora prácticamente en un 80% ya utilizamos la tecnología que estamos aprendiendo con INBIO”, dijo el jefe de producción de la citada institución educativa. “Hoy en día las clases están dirigidas a usar y conocer bien el concepto de biotecnología, se está dejando de lado la agricultura anterior, nuestra realidad ya es otra, se aboca a ese sistema; inclusive hicimos la comparación de esa agricultura convencional con la agricultura moderna, por decir, y vimos que hay mucha diferencia, nuestro suelo es arenoso, muy poroso; y si uno no trabaja por el suelo, los cultivos no tienen resultados positivos. Con el trabajo y la tecnología que estamos aprendiendo con INBIO uno puede lograr los resultados propuestos en cuanto al rendimiento de la producción”, destacó.



Recibí las noticias del sector