UGP | El desarrollo del trigo es inestable en Alto Paraná e Itapúa
16884
post-template-default,single,single-post,postid-16884,single-format-standard,wp-embed-responsive,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,overlapping_content,transparent_content,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

El desarrollo del trigo es inestable en Alto Paraná e Itapúa

El crecimiento del trigo es muy variable en los departamentos más productivos del país. Por un lado, el clima fresco y la falta de lluvias benefician al cultivo en Alto Paraná, pero se necesita de humedad para realizar las desecaciones previas a la siembra de soja que iniciará...

El desarrollo del trigo es inestable en Alto Paraná e Itapúa

El crecimiento del trigo es muy variable en los departamentos más productivos del país. Por un lado, el clima fresco y la falta de lluvias benefician al cultivo en Alto Paraná, pero se necesita de humedad para realizar las desecaciones previas a la siembra de soja que iniciará en la primera semana de septiembre. Por otro lado, hubo heladas el pasado miércoles y jueves en el departamento de Itapúa que afectaron en un 5% las parcelas en las zonas bajas.

“El trigo tardío se beneficia bastante de este clima seco y frío. De igual forma, necesitamos de humedad para prepararnos para la siembra de soja, que inicia ya en unos pocos días”, manifestó Aurio Frighetto, productor y representante de la Coordinadora Agrícola del Paraguay, filial Alto Paraná.

Heladas en Itapúa

El departamento de Itapúa tuvo su tercera helada del año la semana pasada que, a pesar de ser leve, afectó a los cultivos de zonas bajas en Colonias Unidas. “La primera helada que se tuvo en julio fue la más fuerte porque arrasó con los plantíos que estaban en floración, la segunda dejó escarchas y la tercera fue leve pero afectó las parcelas que se ubican en zonas bajas”, indicó Orlando Gallas, representante de la CAP, Itapúa.

Alerta de sequía afectaría  a la soja

Asimismo, Gallas comentó que los agricultores están en alerta, ya que se prevé un estrés hídrico para la segunda semana de diciembre, cuando el cultivo de soja está en pleno desarrollo. “Si esto ocurre y llega la sequía, va a ser bastante perjudicial para la soja”, expresó.



Recibí las noticias del sector